técnicas de estudio

Existen una serie de técnicas que ayudan a mejorar y rentabilizar el estudio. Cada persona deberá conocerlas y elegir la que mejor se adapte a su forma de aprender y retener los contenidos. Las técnicas de estudio son por tanto recomendaciones básicas cuyo objetivo es mejorar la concentración del alumno.

Qué hacer para evitar la falta de concentración

A lo largo del día, todas las personas experimentamos en algún momento la falta de concentración. Es el momento en que el cerebro se protege porque necesita un descanso. El descanso debe ser un proceso en el que invirtamos el tiempo en cambiar de actividad, ya que será la oportunidad para que nuestros cerebro se recupere y se reorganice.

Queda demostrado que los siguientes consejos evitan la falta de concentración mientras estas estudiando:

  • Dormir el tiempo suficiente
  • Practicar ejercicio o técnicas de relajación
  • Mantener una dieta equilibrada

Cómo estudiar mejor para obtener resultados sobresalientes

Las técnicas de estudio suponen que el alumno consiga mejores resultados con menor esfuerzo. Para ello, la persona deberá tener en cuenta cuatro aspectos básicos de los que dependerá su éxito académico:

  1. Aptitudes intelectuales
  2. Conocimientos previos
  3. Motivación
  4. Hábitos de estudio

5 métodos de estudio que te harán estudiar mejor:

  • Proponte pequeñas metas
  • Planifica el tiempo para cada actividad
  • Premia los logros obtenidos
  • Pide ayuda cuando sea necesario
  • Retira las cosas con las que te puedas distraer

 

¡5 Técnicas de estudio para optimizar tus aprendizajes y concentrarte mejor! Click Para Twittear

 

Aprender a estudiar con las técnicas de estudio

Pierce College, profesor de psicología defiende en su tesis “Study Less, Study Smart” que el proceso de retención de datos en nuestra memoria no depende del número de horas empleadas para estudiar, sino de las técnicas de estudio y el tiempo de recuperación entre sesiones.

  • El espacio de estudio: para aumentar el proceso de concentración es importante disponer de un espacio dedicado exclusivamente al estudio.
  • Sesiones más cortas: durante los 20 primeros minutos de estudio es cuando retenemos más información y a partir de los 30 minutos nuestro rendimiento desciende progresivamente. Es conveniente fragmentar el estudio, realizando sesiones de unos 25 y 30 minutos con descansos intermedios de 10 minutos.
  • Trabajo intelectual: el método de estudio puede constar de las siguientes etapas:

 

Prelectura

Anotaciones

Subrayado

Esquema

Revisión

  • Comprensión y recuerdo: comprender y repetir los conceptos a diario conlleva recuperar la información almacenada, favoreciendo la memoria a largo plazo.
  • Conceptos y hechos: No es recomendable memorizar textos enteros, sino extraer las ideas principales para ser capaces de explicarlos con nuestras propias palabras. Puedes utilizar reglas nemotécnicas como trucos para facilitar la memorización.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y su experiencia de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies